sábado,25 noviembre 01:03
Pronóstico de Tutiempo.net

Para Randazzo, la mudanza de Vidal a la base militar es puro “marketing”

Sostiene que la gobernadora debería vivir en La Plata, pero "le queda cómodo" porque está cerca de sus hijos.

Randazzo se refirió a la desaparición de Santiago Maldonado. Foto:Cedoc

#PeriodismoPuro es un nuevo formato de entrevistas exclusivas con el toque distintivo de Perfil. Mano a mano con las figuras políticas que marcan el rumbo de la actualidad argentina, Fontevecchia llega a fondo, desmenuzando argumentos y logrando exponer cómo piensan los mayores actores del plano del poder. Todas las semanas en perfil.com/PeriodismoPuro.

— Hablemos un poquito del tema de seguridad, de Maldonado, de las bombas caseras frente al Ministerio de Seguridad bonaerense, el asesor de Ritondo que desaparece, aparece luego en un casino y dado que vos vivís en La Plata.

— Sí.

— Me gustaría entender cuál es tu mirada respecto a si hay realmente un problema que se está viviendo de crecimiento de la seguridad institucional, no me refiero de robos.

— No, yo primero, con respecto a Maldonado, lo dije el día que fui a votar, que era un día de felicidad para los argentinos porque votar siempre es importante, porque finalmente estamos eligiendo a quienes nos gobiernan y hubiera querido que hubiera estado haciendo lo mismo Santiago Maldonado. Creo que es un tema preocupante, pero parece que a mí el gobierno debería tener una intervención civil sobre la gendarmería, porque está claramente que hay una sospecha muy fuerte de parte de cuál ha sido la actitud de la gendarmería y me parece que ese proceso de investigación no lo puede llevar adelante la misma fuerza. A mí me parece que ahí está faltando una decisión política de poner una intervención civil dentro de la gendarmería para saber qué fue lo que pasó con Santiago Maldonado, porque me parece grave lo que ha ocurrido, absolutamente grave. Me parece que no es un tema menor que haya desaparecido alguien después de una manifestación y hace una sospecha sobre una fuerza que depende del Estado. Con respecto al tema de la inseguridad, a mí me parece que, y lo digo con mucho respeto, me parece que el gobierno ha adoptado un camino que tal vez le dé resultado en el corto plazo, pero que no va a cambiar absolutamente nada, que es la idea de decir que estamos combatiendo las mafias sin absolutamente cambiar nada. Yo siempre digo, quieren combatir las mafias y las comisarías ni siquiera tienen internet, y me parece que a partir de ese concepto, un concepto más marketinero, con respecto a los desafíos que afronta la gobernadora, en estos tiempos se producen este tipo de hechos que convulsiona a la opinión pública y ponen en duda cuáles son las decisiones que se están tomando para cambiar la bonaerense. Pero yo estoy convencido que esto se resuelve de otra manera y si se resuelve de otra manera que profundizando los cambios, que llevando adelante verdaderamente las transformaciones que se deben llevar, pueden contar conmigo. Si esto es solamente marketing, creo que están cometiendo un grave error, porque atrás de ese marketing hay gente que sufre, hay gente que siente angustia.

— Vos vivís en La Plata.

— Sí.

— Y no tenés un policía en la puerta de tu casa.

— Ningún policía, nunca, ni ahora ni nunca, hace 20 años que vivo en el mismo barrio, en la misma casa y fui Ministro de la Provincia y Ministro del Interior durante muchos años, jamás tuve un policía en la puerta de mi casa y jamás tuve un custodio.

— Muy bien, alguien podría decirte, la gente cree que Cambiemos está luchando en serio contra las mafias, que el municipio, vos no hiciste nada en contra de las mafias, entonces no necesitabas tener protección y que la gobernadora tiene que irse a vivir a una base militar porque realmente está luchando contra las mafias enquistadas en las fuerzas de seguridad.

— Pero eso es falso, es absolutamente falso, se fue a vivir a una base militar aérea porque queda cerca de donde vivía y donde viven sus hijos, que no me parece mal, lo que me parece mal es la hipocresía de decir que me voy a vivir a una base aérea producto de la batalla contra la inseguridad, cuando el gobernador de la provincia de Buenos Aires tiene una residencia en 6 entre 53 y 54, es el lugar donde reside el gobernador y debe ser uno de los lugares más seguros del país. Es falso eso. Por eso yo en realidad me cuesta creer el resto de las cosas que dice. La verdad que no puedo ser hipócrita, quiero ser coherente con lo que pienso y lo que creo, sé que es difícil decir esto, sobre todo en una situación donde se goza de determinada confianza y credibilidad producto de que la gente necesita creer, pero a mí me parece que hacemos mal en ratificar algunas cuestiones que sabemos que no son así.

— O sea, es una genialidad del marketing que ha convencido a la mayoría de la población de que están luchando contra el delito.

— No sé si a la mayoría de la población, no sé si a la mayoría de la población. Me hace acordar mucho cuando yo señalaba lo de Scioli y había muy pocas voces que en realidad lo criticaban. Yo señalaba que era parte del marketing, que la provincia se transformaba de otra manera, pero bueno, yo soy respetuoso y digo esto con mucho cuidado también, porque muchas veces uno tiene miedo de equivocarse. Ahora, yo siento que cada vez estamos más inseguros, como lo siente el resto de la sociedad. Yo siento que no se está transformando la seguridad, que es mentira, que es mentira, que quiero una comisaría que tenga un tomador de huellas y un tomador de fotos, que quiero una comisaría que tenga internet, que quiero sentirme más seguro, que no tengo que tener miedo porque un pibe toma un colectivo y lo matan, es mentira, entonces…

— Ahora, en ese punto, y dada tu vehemencia, hay algo en el marketing que evidentemente en la política produce efecto, porque el convencimiento que hay en mucha gente respecto de que la gobernadora lucha contra la inseguridad con más convicción que los gobernadores anteriores y que el gobierno en su conjunto, que la lucha por ejemplo contra la droga en su conjunto, se expresa a través del resultado electoral, es decir, evidentemente…

— Yo creo que la gente necesita creer y es difícil muchas veces pensar que podemos tener gobernantes que están haciendo un tema tan sensible, una especulación política electoral. Por eso lo digo con mucho respeto, yo digo lo que siento y lo que creo. Ojalá yo esté equivocado, ojalá, ojalá que yo esté equivocado, ojalá podamos decir en un tiempo más que la seguridad ha mejorado. Pasaron dos años, la seguridad ha empeorado, vivimos cada vez más inseguros, vivimos con miedo, ¿está claro? No es un problema que en realidad generó Vidal, pero que en realidad Vidal no soluciona, y Vidal fue elegida para solucionar los problemas, no para explicar los problemas.

— Yo te frené recién en la vehemencia porque te ibas. ¿Por qué te toca tanto este tema?

— Porque me preocupa porque vivo en la provincia de Buenos Aires, porque quiero a la provincia de Buenos Aires, porque mis hijos son dos adolescentes, de los cuales uno toma el colectivo, va todos los días al club, va a la escuela, vivo en un barrio donde muchas veces vivimos con los miedos que tiene el común de la gente, entonces me preocupa, me preocupa que la escuela pública cada día esté peor, me preocupa que la salud cada día esté peor, me preocupa que la inseguridad cada día esté peor. Quiero vivir en un país mejor, no quiero resignarme a eso, no quiero resignarme a eso, y esa es la pelea que nosotros vamos a dar, esa es la pelea que yo digo debería encarnar el verdadero peronismo.

— Pero te toca más que otros temas lo que me hace suponer que lo que te irrita es si hubiera falsedad.

— Por supuesto, por supuesto.

— No el problema, porque el problema, como vos bien marcaste…

— Es el problema asociado a la posibilidad de falsedad y de hipocresía, es un tema muy complicado, muy sensible, donde hay mucha gente que sufre, mucha gente que sufre.

— Quiere decir que lo que a vos te rebela… vos usaste antes la palabra rebeldía, ¿no? Evidentemente tu carácter es característico como lo decíamos hoy en su reportaje que eran dos personas que no se callaban, no tenían pelos en la lengua, pero hay puntos donde te volvés aún más fogoso, que tiene que ver, puedo entenderlo con aquello que es hipócrita, o sea, lo que te molesta más en la política es la hipocresía, la mentira.

— Pero por supuesto, y lo digo con respeto, vuelvo a repetir, y ojalá esté equivocado Jorge, ojalá yo esté equivocado, pero de corazón lo digo, ojalá que yo esté equivocado.

— ¿Eso es lo que viste en Cristina Kirchner?

— En algunos aspectos sí.

— Es lo que te rebeló y te hizo perder el respeto, es la mentira y la hipocresía.

— Y se parece, no sé si la mentira y la hipocresía, pero sí la idea de una obediencia estúpida, una obediencia que…

— Pero eso es otra cosa, yo creo que lo que a vos, percibí recién, es que hay algo que te toca un punto donde no es… tus palabras no están pensadas, salen de yo diría emocionalmente y creo que, me parece haber encontrado algo que tenía que ver con que tenés intolerancia o mayor intolerancia a cuando descubrís que hay mentira e hipocresía.

— Por supuesto que sí, creo que todo, a todo el mundo, hay algunos que nos revela más, otros menos. Yo me rebelo contra eso.

— No, distintas personas se rebelan ante distintas cosas.

— Yo me rebelo frente a eso y sueño con la posibilidad que podamos construir un país mejor.

— Y vuelvo con la pregunta de Cristina. ¿Encontraste en ella situaciones que te rebelaban por esto mismo, como fue el día que te dijo que el candidato iba a ser Scioli?

— Sí, pero a mí, digamos, creo que por ahí ni siquiera se logró entender eso, yo no tengo un problema de dolor personal con respecto a esa actitud, me parece que lo que yo sentía es que en realidad se estaba equivocando, que nos estábamos suicidando.

— ¿Pero además, que había sido hipócrita porque te decían que sí una cosa y después hicieron otra, que te engañaba Zanini?

— No, a ver, yo con Zanini y la verdad no tengo nada que decir. Inclusive en lo personal le tengo estima y aprecio, yo no creo que haya habido una mala intención de Zanini cuando me alentaba que yo era candidato. Yo no creo en eso, la verdad, sería hipócrita decir otra cosa y nunca pensé que finalmente la decisión política de Cristina era clausurar la elección de un candidato, porque nunca pensé que iba a priorizar el egoísmo por encima del interés general, que era la posibilidad de legitimación de un candidato que pudiese ganar la elección, ni más ni menos que eso.

 

Fuente: Perfil.com

Sé el primero en comentar este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


La Voz Digital de los Valles