18.1 C
Salta
miércoles, 6 diciembre, 2023

Un falso médico fue condenado a siete años se cárcel por ejercer durante la pandemia

Ignacio Nicolás Martín, de 22 años, fue condenado en Río Cuarto por "ejercicio ilegal de la medicina, defraudación calificado continuado, falsedad ideológica de documento público reiterado y lesiones leves”.

Ultimas

Un joven de 22 años fue condenado este miércoles a siete años de prisión por ejercer como falso médico durante la pandemia de coronavirus, entre 2020 y 2021, en el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la ciudad cordobesa de Río Cuarto, que depende de la salud pública provincial.

El tribunal de la Cámara Primera del Crimen de Río Cuarto dictó esa condena a Ignacio Nicolás Martín por los delitos de «autor material y penalmente responsable de los delitos de usurpación de título, ejercicio ilegal de la medicina, defraudación calificado continuado, falsedad ideológica de documento público reiterado y lesiones leves”. Los camaristas lo absolvieron de la acusación de “uso de documento privado falso y de homicidio simple” en el juicio que había comenzado el 24 de julio.

La acusación de homicidio, del cual fue sobreseído, tuvo su origen a partir de la denuncia de familiares de un hombre que había fallecido luego de ser atendido por el falso médico el 16 de diciembre de 2020, caso en que las pericias determinaron que el deceso fue por un infarto ajeno a la medicación que había prescripto Martín. Durante el juicio, el joven había admitido que no era médico y que las autoridades de Salud lo sabían, pero que debido al desborde que tenían por los casos de coronavirus le habían asignado la tarea de atender pacientes

El acusado se encuentra detenido desde el 4 de febrero de 2021, luego de que la justicia abriera una investigación a partir de denuncias del Ministerio de Salud provincial y del Consejo Médico que advertían sobre el presunto ejercicio ilegal de la medicina. Durante el juicio, el joven había admitido que no era médico y que las autoridades de Salud lo sabían, pero que debido al desborde que tenían por los casos de coronavirus le habían asignado la tarea de atender pacientes.

Los fiscales Pablo Javega y Rosario Fernández López habían solicitado 9 años de prisión, mientras que los querellantes pidieron 12 años. En sus últimas palabras, antes de la sentencia, el acusado se declaró “inocente» y aseguró: «Quiero volver a reiterar el pedido de disculpas”. El abogado Agustín Cattaneo consideró “desproporcionada la pena”, al entender que “fue condenado por delitos leves porque de los más graves fue absuelto”, y anticipó que una vez que den a conocer los fundamentos interpondrá un recurso de casación.

- Publicidad -spot_img

Te lo perdiste...

- Publicidad -spot_img

Mas Titulares